El fisiograma es una técnica creada en 1889 por Marey & Demeny, que consiste en el registro fotográfico de la trayectoria de una fuente luminosa en movimiento en un ambiente con condiciones controladas de iluminación (por lo general presencia escasa o nula de luz).

Este proyecto explora esta técnica actualizándola mediante la incorporación de elementos de la fabricación digital (representación visual, mecatrónica y control numérico por ordenador (CNC)). En este sentido, tanto la fuente luminosa (intensidad, color) como su movimiento (posición, velocidad, aceleración), son controlados por ordenador, a partir de un dispositivo diseñado ad-hoc.

La técnica fue originalmente impulsada por intereses capitalistas: desde un aspecto tayloristas, se utilizó para estudiar posibles mejoras en los procesos productivos, por autores como Demeny o Moller & Gilbreth. Más tarde, debido a la singularidad y poder estético, fue explorada por algunos artistas de las vanguardias y fotógrafos de la segunda mitad del siglo XX (Man Ray, Matisse, Milli y Picasso). Ya dentro de la era postmoderna, fue capitalizada como práctica contemporánea madura por artistas como Lebe, Leonardo, Staller y Chamberlain.

100 ondulaciones con Perlin Noise – Algoritmo #28, 2015. drawing machine, led. Fotografía: 150 x 100 cm. Colección Banc Sabadell.