Ocean Dream. 2016. Escultura kinética. 550 x 250 x 80 cm.

Esta instalación se realizó con motivo de la X Mostra Sonora i Visual, organizada bianualmente por el Convent de Sant Agustí. La pieza pretende deconstruir la superficie marítima, y está basada en el concepto de tambor oceánico: un instrumento musical similar a un pandero cerrado que contiene semillas en su interior y que al ser movido helicoidalmente emula el sonido del mar.

Para lograr este teselado se construyeron 10 módulos independientes, cada uno de los cuales contiene en su interior -debajo del espejo-, un compartimento con unas 10000 bolitas de acero, que al chocar entre sí son las que generan el sonido.

El diseño está basado en la plataforma de stewart, y se compone de 3 actuadores lineales independientes controlados por un microporcesador. A su vez los 10 módulos son controlados por ethernet, via OSC.